Lovys Spain

5 cosas en las que pensar antes de entrar a una casa de alquiler (si eres inquilino)

Inquilino

· 20/05/2024
5/5 - (1 voto)

 

Después de haber enviado 25 mensajes, hecho 32 llamadas y visitado 10 viviendas en diferentes puntos de la ciudad, por fin has encontrado la casa de alquiler que tanto estabas buscando. ¡Entendemos la emoción! Ahora bien, tras recuperarte (y antes de firmar el contrato con el propietario) tendrás que prestar atención a algunos detalles que te pueden hacer la vida más sencilla. Pero no te preocupes, aquí te dejamos algunas ideas que pueden ayudarte a disfrutar de tu nueva casa de alquiler desde el principio y sin ninguna desagradable sorpresa.

 

1: Los inicios en una casa de alquiler siempre cuestan un poco más

Es innegable que vivir en una casa de alquiler aporta mayor flexibilidad, pero te recomendamos que antes de buscar opciones de vivienda, dediques un momento a hacer números para tener la seguridad de que puedes hacer frente a los gastos iniciales.

Dichos gastos dependen de cada caso en concreto y de los acuerdos a los que lleguen bilateralmente propietario e inquilino, pero aquí puedes encontrar los más frecuentes:

  1. Fianza (mismo importe que la primera mensualidad)
  2. Primera mensualidad
  3. Garantías adicionales (algunos propietarios exigen el pago de una o más mensualidades adicionales)
  4. Aval: si no se cuenta con el apoyo bancario el propietario puede llegar a pedir que se deposite la cantidad avalada que puede ser el importe de hasta 6 meses o un año de renta. Este es un dinero que se podrá recuperar con el tiempo, pero tendrá que sumarse a la cantidad inicial.
  5. El alta de los suministros: si la casa que vas a alquilar es nueva tendrás que tener en cuenta el costo del alta de los suministros como el agua o la electricidad. Esto es algo que puedes negociar con tu arrendador previamente.
  6. Seguros: algunos propietarios deciden contratar un seguro de impago de alquiler para cubrir riesgos y en ocasiones piden al inquilino que pague la prima del seguro.
  7. Impuesto de transmisiones patrimoniales (itp)
  8. La mudanza. Depende del profesional y de la ciudad en la que te encuentres, pero deberías tener en cuenta un estimado de unos 1 000 euros.
  9. Por último, si has decidido contar con los servicios de una agencia, también tendrás que añadir este coste. Normalmente los honorarios suelen ser una mensualidad del alquiler.

Puede parecer un poco abrumador, pero si te preparas con tiempo para hacer frente a todo esto con la tranquilidad y el tiempo necesario, todo te resultará mucho más sencillo.

 

2: Antes de firmar el contrato de tu casa de alquiler

Es recomendable que, por un lado, compruebes que estás alquilando una propiedad que se puede alquilar (a veces con viviendas de protección oficial no liberadas existen limitaciones que pueden llevarnos a una multa) Puedes hacerlo acudiendo a las escrituras de la vivienda. La cédula de habitabilidad y el certificado de eficiencia energética son obligatorios y estás en todo tu derecho de solicitarlos.

Por otro lado, debes hacer un inventario de bienes y anexarlo en el contrato. Todo debe quedar claro tanto para el propietario, como para ti, el inquilino. En él se debe incluir no solo todo lo que está en el inmueble, sino también el estado en el que se encuentran. Si puedes acompañar este documento con fotos sería lo ideal.

Trata de no quedarte con ninguna duda por pequeña que pueda parecerte y recuerda que el contrato debe adaptarse a tus necesidades y que siempre es posible discutir cláusulas adicionales en caso de que se considere necesario.

casa de alquiler

 

 

3: Empezar las cosas con buen pie. Propietarios e inquilinos

El propietario que te alquila probablemente cuente con un seguro de hogar para su propiedad, pero debes saber que éste no cubrirá tus pertenencias como inquilino. Será un seguro para inquilinos el que protegerá tus bienes contra incendios, daños por agua y robo, entre otros. Te ha costado mucho esfuerzo llegar hasta aquí y lo mejor es dejar todo bien atado desde el principio. Una vez que firmes el contrato de alquiler y te mudes a tu casa de alquiler, te recomendamos encarecidamente que contrates este seguro a la mayor brevedad.

 

4: Al adquirir una casa de alquiler si se deja todo por escrito, mucho mejor para el inquilino

¿Te puede pedir que te vayas en cualquier momento? ¿Qué pasa si te quieres ir antes? ¿Se subirá el alquiler? ¿Cómo te avisará de dicha subida? etc,..

Cuanto mejor relación tengas con el propietario, todas las gestiones resultarán mucho más sencillas. Al principio, todo parece quedar claro porque tienes en ello el foco de atención, pero con el tiempo puede haber cosas que se olviden o cambios de opinión por parte del propietario. Para evitar que esto ocurra, es recomendable que toda la comunicación con tu casero quede registrada vía correo electrónico tanto antes como después de firmar el contrato de la casa en alquiler. De esta forma, en caso de que ocurra algún problema o malentendido, siempre podrás acudir a estos emails como prueba de acuerdos y tratos previos.

 

5: Date una vuelta por el vecindario. ¿Es esta la mejor opción para tu casa de alquiler?

Es interesante que antes de tomar la decisión de mudarte, conozcas un poco mejor tu posible nuevo vecindario: ¿está bien comunicado? ¿hay zonas verdes? ¿es una zona ruidosa? ¿es seguro? ¿cómo son el resto de inquilinos del edificio? Pasea por los alrededores y por qué no, entabla conversación con algún vecino o vecina pidiéndole su opinión acerca del barrio. Si bien la decisión final tendrás que tomarla tú, siempre es muy positivo contar con la mayor información posible.

Por último, firma el contrato de tu nueva casa de alquiler ¡y celebra el momento avisando a todos tus amigos y familiares! Una nueva etapa está por comenzar ¡enhorabuena!