Lovys Spain

Cosas que cubre el seguro de hogar y no sabías

Inquilino

· 18/04/2024
5/5 - (1 voto)

 

Los imprevistos siempre están ahí a la vuelta de la esquina amenazando nuestra estabilidad financiera. Lo mejor que podemos hacer, por tanto, es anticiparnos a ellos. Los seguros de hogar tienen precisamente el objetivo final de protegernos frente a estos posibles riesgos futuros a los que podemos estar expuestos: nos cubren ante un posible desembolso económico para reparar un daño o si tenemos una lesión y no podemos trabajar, por ejemplo.

Cada vez son más los seguros de hogar que incluyen, además, coberturas integrales que tienen muy en cuenta el día a día de las personas. No solo posibles daños o imprevistos, sino también nuevas necesidades que han ido surgiendo a lo largo de los últimos años.

 

¿Cómo saber qué es lo que cubre el seguro?

¿Sabes qué coberturas tiene tu seguro de hogar más allá de las coberturas básicas tradicionales? Si es la primera vez que te planteas este tema, además de consultar los términos generales y particulares de tu póliza, puedes seguir leyendo y despejar todas las dudas.

que cubre el seguro de hogar

 

Coberturas en caso de siniestro

 

Reembolso de gastos por cuidado de hijos en caso de enfermedad durante el teletrabajo

Desde que la pandemia irrumpió en nuestras vidas, se impuso el teletrabajo en muchas de las compañías en la que antes se requería una presencia diaria en la oficina. Es por eso que, muchos seguros adaptándose a las nuevas necesidades de sus clientes trabajaron en ofrecer coberturas más novedosas. En algunos casos como el de Lovys, reembolsando los gastos de comida a domicilio si alguno de los hijos se cae enfermo y también incluyendo los gastos derivados de la contratación de servicios de cuidado por profesionales.

 

Asistencia jurídica en caso de procedimiento judicial

La asistencia jurídica que ofrecen algunos seguros de hogar cubre frente a los procesos judiciales en los que puedas verte involucrado. Esta asistencia varía mucho de una compañía a otra, por eso deberás asegurarte que es lo que está incluido y lo que no, y también de los límites de cada cobertura en tu póliza. ¿Te has visto inmerso en alguna situación relacionada con un control de alcoholemia, accidente de tráfico o privación de libertad? Probablemente no, pero si esto sucediese contarías con ayuda legal telefónica de urgencia.

Escrituras, hipotecas, certificados…todo el papeleo administrativo es complicado y en muchas ocasiones nos quita mucho tiempo ¡porque no sabemos ni por dónde empezar! Y es en estos momentos cuando de verdad agradecemos que alguien nos eche una mano asesorándonos con estas gestiones administrativas.

Algunos de los otros servicios que suele incluir la asistencia de asesoría jurídica:

  • Servicio de ayuda legal 24 horas
  • Asesoramiento en gestoría administrativa y telefónico
  • Reclamación de daños y perjuicios
  • Reclamación por incumplimiento de contratos de servicios

Lovys te ofrece la posibilidad de contratar esta modalidad de asistencia en su pack Confort de Asistencia, elijas el plan mensual de seguro que elijas.

 

Gastos por inhabitabilidad en caso de que la vivienda quede inhabitable

¿Qué pasaría si por causa de algún daño tu casa se queda inhabitable? Un incendio, algún daño atmosférico (viento, lluvias…) ¿Te imaginas la cantidad de gastos en los que podrías incurrir? Comidas, noches de hotel, servicio de lavandería…En estos casos tan difíciles, el seguro de hogar puede ayudarte con los gastos relacionados con esta situación para que no tengas que preocuparte por nada más mientras se ocupan de arreglar los daños en tu vivienda.

Merece la pena mencionar que en el caso de que los daños atmosféricos que sufras sean considerados extraordinarios (inundación, terremoto, tornado…) será el Consorcio de Compensación de seguros, la entidad estatal que se encarga de indemnizar al asegurado cuando la póliza de hogar contratada no ampara el daño ocurrido quién asumirá los gastos de tu siniestro.

 

que cubre el seguro de hogar

Manitas: fontanería, muebles y muchas cosas más

¿Sabes que la mayoría de los seguros de hogar ofrecen un servicio de manitas? De nuevo, cada seguro es un mundo, pero en líneas generales todos cuentan con esta cobertura de instalación, mantenimiento y adecuamiento del hogar, la cual te permite tener a tu disposición la asistencia de un profesional adecuado en función de tu necesidad. ¿Colgar un cuadro? ¿Montar un mueble? ¿Tapar agujeros en la pared? Estas y muchas cosas más están cubiertas. Para no llevarte sorpresas y entender qué está cubierto qué no revisas los términos y condiciones de tu póliza, en dónde podrás ver cuantas reparaciones son permitidas al año y de si el transporte del experto y los materiales están incluido en los gastos o deberás pagarlos de tu bolsillo. Un manitas puede quitarte muchos quebraderos y de cabeza ¡y más si no te cuesta ni un euro extra!

 

Alimentos refrigerados y equipos informáticos cubiertos en caso de daño eléctrico

Si por una falla de suministro en la electricidad de tu casa todos los alimentos que guardabas en la nevera se estropean, la cobertura de alimentos refrigerados puede contemplar una indemnización siempre y cuando se encuentre dentro de los supuestos recogidos en los términos y condiciones de la póliza de hogar suscrita. Es conveniente saber que en este caso para recibir compensación, en algunas ocasiones la compañía de seguros puede pedir al asegurado un documento de la compañía eléctrica que corrobore esta situación.

¿Más situaciones dentro de las cosas que cubre el seguro de hogar? Sí. En el caso de que por problemas eléctricos por apagones, corrientes por encima del voltaje, o por caída de rayo tus equipos informáticos se hayan estropeado por estar enchufados, la cobertura de daños eléctricos de tu seguro de hogar te cubrirá.

Además, como consumidor, debes saber que la ley también te ampara. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, se establece que las compañías eléctricas tienen que reponer el servicio en un tiempo máximo de 3 horas si la incidencia afecta al 70% del mercado y 6 horas si lo hace al 100% del mercado. Si esta duración es mayor, la compañía tendrá que hacer un descuento en la factura anual o incluso indemnizar por daños causados en los alimentos o incluso en los aparatos electrónicos a raíz de un apagón. ¿Un consejo? En caso de que te veas en esta situación, recuerda guardar tickets y facturas que puedan sustentar tu reclamación.

 

Reposición de cerraduras en caso de robo

La reposición de cerraduras y de llaves es de esas cosas que cubre el seguro de hogar pero que la compensación o cobertura, depende de cada póliza contratada. Normalmente esta cobertura se encuentra dentro de la cobertura de Robo o intento de robo o expoliación, siendo esto último si el robo se produce con violencia o fuerza (también llamado normalmente atraco)

En la mayoría de los casos no es necesario abonar un extra, pues simplemente llamando y declarando el siniestro la compañía aseguradora se encargará de enviarte un cerrajero. También puede suceder que se te pida contactar de manera particular a ti con un cerrajero, pagar el trabajo que realice por adelantado y después hacer la reclamación pertinente para recibir el reembolso de la factura. Antes de hacer ninguna de estas dos cosas lo más recomendable es que leas las especificaciones de lo que cubre tu seguro cuando se trata de un servicio de cerrajería. No es extraño que acepten facturas externas, pero es mejor que te asegures de seguir el procedimiento que exigen para así recuperar tu dinero.

¡Ah! Y lo más importante: los robos no acreditados con una copia de la denuncia interpuesta a la policía puede que resulten no válidos de cara a la compañía aseguradora. Así que, en caso de robo o intento de robo, recuerda que de las primeras cosas que deberás hacer serán presentar esta denuncia.

 

Objetos de valor especial dentro de tu contenido

¿Qué se considera contenido? El contenido son todos los objetos que tienes dentro de tu casa, bien seas propietario o inquilino. Normalmente lo conforman el mobiliario, los electrodomésticos, equipos electrónicos… Para calcular el valor del contenido, lo más recomendable es hacer un inventario lo más adecuado a la realidad posible.

Los objetos de valor especial se encuentran dentro del contenido. Estos pueden ser joyas, colecciones de objetos con valor artístico… depende de cada aseguradora. Para que estos artículos queden protegidos hace falta declararlos objetos de valor especial.

A la hora de asegurar el contenido de una vivienda no es necesario informar a la aseguradora minuciosamente sobre los artículos que conforman el contenido. Ahora bien, si tienes elementos que sean considerados objetos de valor algunas aseguradoras te pedirán un informe más detallado porque son tratados de otra forma. A veces incluso, puede ser normal que la propia compañía envíe a tu casa a un perito para hacer una pequeña tasación antes de añadirlos a tu póliza de hogar, porque para que los bienes especiales se consideren como tales su valor unitario deberá tener un valor determinado (cada compañía fijará una cuantía diferente)

Si ocurre un siniestro, la cobertura de tu seguro de hogar solo cubrirá los objetos descritos en tu póliza, por eso es más que conveniente que consultes tanto las condiciones generales, como las particulares de tu contrato. Así, te evitarás sorpresas.

 

Daños básicos que cubre el seguro de hogar

Responsabilidad civil: es la cobertura más básica en un seguro de hogar. Protege ante los daños que puedas causar sin intención a terceros. Indemnizaciones, costes judiciales y gastos derivados siempre y cuando no excedan el límite de la póliza contratada.

Daños por agua: derrames accidentales, fugas, roturas, olvidos al cerrar el grifo, desatascos de tuberías…cada compañía cubre particularidades bastante distintas en esta cobertura tan común

Robo: antes de declarar el siniestro se debe comprobar si esta cobertura es extensible al contenido o al continente o a los dos.

Roturas: es también una de las coberturas más básicas y también más demandadas. Cristales, espejos, lozas de sanitarios, placas vitrocerámicas o de inducción…son algunas de las opciones que suelen estar cubiertas.

Daños por electricidad: son los daños más frecuentes. Cortocircuitos, subidas de voltaje….si están debidamente justificados mediante una comunicación de la compañía quedan cubiertos.

 

¿Qué es lo que no cubre el seguro de hogar?

Como te habrás podido dar cuenta, las coberturas de los seguros de hogar difieren bastante entre sí, al igual que sus precios. Muchas veces, se da por hecho que un seguro no cubre un siniestro determinado, y dejamos de reclamarlo, desaprovechando así coberturas que se tienen contratadas de antemano. Sin embargo, a veces puede ocurrir lo contrario y podemos pensar que tenemos coberturas que cubren determinados siniestros, cuando en realidad no es así. En función de la póliza que hayas contratado y de la compañía aseguradora que hayas elegido, habrá coberturas que no cubrirán determinadas situaciones o daños.

Tanto la primera como la segunda situación son bastante comunes. Entonces, puede ser que te preguntes ¿cómo puedo saber qué cubre mi seguro de hogar? Si quieres saber qué cubre y qué no está protegido en tu póliza de hogar, como hemos apuntado previamente en algunos puntos de este artículo es importante que leas tu contrato a fondo.

A continuación, algunas situaciones que suelen formar parte de las exclusiones:

 

 

No se cubre un robo fuera del hogar

Según un estudio elaborado por Rastreator el 49% de los españoles afirma que uno de los principales motivos por los que ha contratado un seguro de hogar ha sido para proteger sus bienes frente a robos y el 53% lo ha hecho para cubrir desperfectos.

Y es que cuando contratas un seguro de hogar es muy conveniente entender que robo y hurto no es lo mismo. La diferencia está en cómo el ladrón lleva a cabo su acción. En el caso del hurto no se produce violencia ni tampoco intimidación, mientras que en el robo la violencia, la intimidación y la fuerza están presentes al momento de la sustracción del bien. Al tener clara esta diferencia, nos aseguramos de tener claridad sobre lo que cubre y lo que no la póliza que vamos a contratar o hemos contratado. Normalmente los robos suelen estar cubiertos no ocurriendo lo mismo con los hurtos.

En este punto en particular, si sufres un siniestro, tendrás que revisar los límites específicos aplicados a la cobertura de tu póliza, ya que determinarán la cantidad máxima que tu compañía aseguradora va a pagar por cualquier daño que resulte de un robo. Es importante también tener en cuenta la franquicia que tienes contratada.

Si, por ejemplo, los bienes que has asegurado se encuentran fuera de la vivienda que aseguraste en tu póliza, salvo que haya una autorización expresa de la compañía, estos bienes no estarán cubiertos. Imagínate que tienes una bici y las dejas en el jardín de la urbanización en la que vives y te la roban. En este caso, a menos que hayas gestionado con tu aseguradora esta situación, tu cobertura no cubrirá este robo.

 

No se cubre la responsabilidad civil de tu mascota (si es una raza peligrosa)

La responsabilidad civil es la cobertura que cubre al asegurado de los daños que se produzcan a una tercera persona, ya que existe una obligación de reparar o compensar estos daños o perjuicios normalmente a través de una indemnización.

Las mascotas normalmente pueden incluirse en esta cobertura en las pólizas de hogar contratadas. En Lovys por ejemplo a la hora de elegir tus coberturas personalizadas, tienes la opción de ampliar la responsabilidad civil añadiendo a tu mascota para protegerte como dueño y de los posibles daños que esta pueda causar. Ahora bien, si hablamos sobre mascotas consideradas como raza peligrosa, estas deben por ley tener un seguro especial de responsabilidad civil y quedarán excluidas de las pólizas de hogar anteriormente mencionadas.

 

No se cubren los daños por falta de mantenimiento

Normalmente en caso de un siniestro, si algo se estropea o rompe, tu seguro de hogar se hará cargo de las reparaciones o averías. Ahora bien, si durante su visita, el perito determina que los daños que se han producido y que has declarado se han producido por tu responsabilidad porque no te has ocupado del mantenimiento o bien porque la antigüedad de los bienes dañados excede los límites establecidos y existe un deterioro de los materiales, tu póliza no cubrirá los daños ni las reparaciones.

Por ejemplo, imagínate que das parte a tu seguro por un daño en tu caldera, y el perito descubre que no has llevado a cabo las revisiones necesarias de tus instalaciones de gas y que tampoco has pasado las revisiones obligatorias. En este caso quedará de manifiesto que al no haberte encargado del mantenimiento necesario todos los daños que se han derivado de esto correrán a tu cuenta y no quedarán cubiertos por el seguro. Normalmente las compañías de seguros clasifican estos daños como siniestros debidos a la omisión o ejecución defectuosa de las reparaciones necesarias para un buen mantenimiento y estado de conservación de instalaciones y bienes.

Estos siniestros pueden extenderse por tanto a instalaciones eléctricas, tuberías, aparatos eléctricos, etc.

 

¿Qué accidentes no cubre el seguro? Algunas roturas no incluidas en el seguro de hogar

Como hemos visto anteriormente existe una clasificación de casos en los que las coberturas en algunos siniestros quedan excluidas. Pero también más allá de estos, habría otros daños causados como por ejemplo los incendios provocados por cigarrillos mal apagados que al ser causados por negligencias del tomador del seguro no estarían incluidos como siniestros con garantía. A continuación, algunos supuestos en los que los daños no suelen estar cubiertos en la cobertura de roturas accidentales y daños estéticos:

  • Los daños que se produzcan en mármoles, granito o piedras artificiales.
  • Los daños a los bienes asegurados que no formen parte fija del continente.
  • Los cristales y espejos de marcos y cuadros.

-Las roturas que se produzcan durante obras, remodelación, reconstrucción, decoración o pintura de la vivienda y mudanzas.

  • Roturas de cristalerías, vajillas y menaje en general.
  • La reposición de grifos y accesorios que puedan verse afectados como consecuencia de la rotura de aparatos sanitarios.

 

Qué no cubre tu seguro de hogar: recomendaciones para acertar al contratar el tuyo

Puede parecer muy obvio, pero tener claro cuáles son tus necesidades puede ahorrarte mucho tiempo y mucho dinero. Para conseguir un seguro de hogar barato pero que tenga todas las coberturas necesarias puedes utilizar un comparador de seguros de hogar, como por ejemplo Rastreator. Antes de hacerlo, pues pensar en estas sugerencias:

  • ¿Eres propietario o inquilino? Dependiendo de ello quizás te convenga más asegurar el contenido o el continente de tu vivienda. Si eres inquilino, quizás debas pensar en solamente proteger tu contenido.
  • Revisa que tus coberturas no se dupliquen. Antes de contratar ninguna póliza revisa los seguros que tienes y lee a fondo sus coberturas. Seguro que te llevas alguna sorpresa.
  • Antes de firmar tu contrato es más que recomendable que estudies las exclusiones de cada cobertura y que te asegures de tener claro los límites de las indemnizaciones a las que puedes acceder.

 

Por ejemplo, con Lovys puedes elegir todo lo que necesitas, así no pagarás por coberturas que no te hacen falta y tampoco las duplicarás. ¿Y lo mejor? Es que podrás contratarlo rapidísimo porque son muy pocos pasos:

  1. Proporciona los detalles de tu vivienda (tipo, planta, metros cuadrados, si eres propietario o inquilino)
  2. Elige el presupuesto que más te convenga, para ello selecciona una fecha de inicio y el plan que cubra mejor tus necesidades actuales:
  • Básico: (Daños por agua e incendio, Fenómenos atmosféricos, Responsabilidad Civil)
  • Medio: (Coberturas incluidas en el plan Básico + Robo + Daños por electricidad)
  • Completo: (Coberturas incluidas en el plan Medio + Vandalismo)

¡Y personalízalo! Elige el valor del contenido, de la franquicia, y de tus objetos de valor. Y si también quieres, añade extensiones y/o responsabilidad civil de mascotas.

4. Elige el tipo de asistencia. El plan Básico viene incluido en todos los planes. Si quieres una mayor protección, elige entre otras dos opciones más (Esencial y Confort)

5. Por último, formaliza tu suscripción:

  • Verifica tus datos
  • Crea tu cuenta de usuario
  • Firma online el contrato
  • Realiza tu pago